Corona de la Almudena

#Masas, panes y repostería 01 noviembre 2017







Buenas tardes!!!!!


Aquí os dejo la receta y las indicaciones para poder hacer un postre típico de estas fechas que es la Corona de la Almudena.  Es una especie de roscón de Reyes decorado con crema pastelera y pincelado con mermelada de albaricoque. Podemos rellenarlo con almíbar y crema pastelera o bien dejarlo sin rellenar, como mas os guste.


Espero que disfrutéis tanto como yo de hacerlo y de comerlo...esta buenísimo!!!


Ingredientes: 


 Para la masa madre:


 130 gr. de harina


  10 gr. de levadura prensada fresca


   70 gr. de leche entera


½ cucharadita de azúcar


Para la masa:


70 gr. de leche entera


 70 gr. de mantequilla a temperatura ambiente


120 gr. de azúcar


 2 huevos


20 gr. de levadura prensada fresca


450 gr. de harina de fuerza


 1 pellizco de sal


 Para la crema pastelera:


600 gr. de leche entera


130 gr. de azúcar


10 gr. de azúcar vainillado


30 gr. de maizena


3 huevos


 Para el almíbar: (es opcional)


150 gr. de azúcar


 120 gr. de agua


 un sobre de azúcar avainillado


2 cucharadas de licor (opcional)


Para decorar:


 1 huevo batido para pintar


mermelada de albaricoque para pincelar despues de hornearlo


 nata montada


6-8 guindas


Preparación:


1.- Masa madre:


Ponemos todos los ingredientes de la masa madre en el vaso y programamos 15 segundos, a velocidad 4.Lo sacamos, hacemos una bola, la metemos en un bol y la cubrimos con agua templada.Cuando flote y doble su volumen, estará lista.


2.- Masa:


Sin lavar el vaso, ponemos todos los ingredientes de la masa en el vaso y, por último, la masa madre. Mezclamos durante 20 segundos, a velocidad 4 y después amasamos durante 3 minutos, función amasar (baso cerrado y velocidad Espiga para TM31).


Dejamos reposar dentro del vaso o dentro de una bolsa de congelar si queremos seguir utilizando la Thermomix® . Dejamos que doble el volumen (entre 2 horas y 2 horas y media). Si hemos sacado la masa del vaso la volvemos a meter. Programamos 1 minuto más en función amasar (vaso cerrado y velocidad espiga para TM31).


Ponemos la masa sobre una superficie espolvoreada con harina (es una masa blanda). La damos forma de bola, alisándola bien y formamos la corona introduciendo los dedos en el centro y abriendo la masa de modo que el agujero central quede bien grande, ya que al volver a doblar su volumen tenderá a cerrarse.


Colocamos la corona en una bandeja de horno forrada con papel vegetal o con una lámina de silicona.


Dejamos reposar hasta que doble su volumen.


Mientras tanto, preparamos la crema pastelera.


3.- Crema pastelera:


Lavamos y secamos bien el vaso y la tapa de la Thermomix® .


Para TM5   tenemos la receta en recetas automaticas. Seleccionamos natillas y crema pastelera. Volvemos a seleccionar natillas espesas o crema pastelera y seguimos la receta tal y como nos indica.


Para TM31   Ponemos todos los ingredientes de la crema pastelera en el vaso y programamos 8 minutos, temperatura 90º y velocidad 4. A continuación, programamos 5 segundos, a velocidad 9.


Ponemos la crema en una manga pastelera con boquilla rizada o lisa y dejamos templar.


4.- Almíbar: 


En el vaso, echamos el agua, el azúcar y la vainilla. Programamos 7 minutos, temperatura 100º y velocidad 2.


Si añadimos el licor, lo añadimos una vez terminado el tiempo programado y programamos 10 segundos, a velocidad 2. Reservamos en un bol y dejamos que enfríe.


5.- Montaje y decoración:


Precalentamos el horno a 200º.



Cuando la corona haya doblado su volumen, la decoramos con parte de la crema pastelera y pincelamos con el huevo batido.




Horneamos a 200º, durante 20-25 minutos. Si vemos que se dora demasiado, la cubrimos con papel de aluminio pasados los 10 primeros minutos.


Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre un rejilla.


Cuando esté completamente fría, la cortamos por la mitad en sentido transversal y pincelamos con almíbar (ésto es opcional) las 2 partes. La rellenamos con el resto de la crema pastelera y damos brillo con un poco de mermelada de albaricoque, previamente calentada unos segundos en el microondas para que la podamos extender bien (podemos añadir un chorrito de agua a la mermelada antes de calentarla para que quede más líquida).


Decoramos con unas rosetas de nata montada sobre las que pondremos las guindas.